Lighter, Softer.

Fuente: Diálogo virtual liderado por Pam McLean, líder del Hudson Institute of Santa Barbara. Care & Resilience. Mayo 15, 2020 & Diálogos con Kirsi Hall (Seattle) / Maleene de Ridder (Holanda) Hudson Master Coaches

Dos meses después de haber iniciado una nueva manera de experimentar el mundo y de haber participado en 6 diálogos con colegas que se encuentran diferentes latitudes, ¿Qué aprendizajes o insights han emergido? Aquí algunas reflexiones que Dulce María, como Hudson Master Coach, comparte.  La intencionalidad es que tu transición a la nueva normalidad sea lo más significativa para ti.  #Kambio #Resiliencia #Hudson #Poesía

Crédito de foto: Dulce María Vázquez

Cerrando la Primavera/Otoño 2020

Faltan seis semanas para que el segundo semestre del 2020 arribe, ¿Qué de lo aprendido en esta estación quiero seguir cultivando y qué quiero soltar?   Lo anterior para navegar el resto del 2020 con mayor consciencia y, en la medida de lo posible, con más atención plena.

  • Mi primera reflexión es que la esencia del ser humano no puede ser reemplazada por la tecnología. Muchos de nosotros vivimos la excitación de haber participado en varias videoconferencias en un solo día y a la par, terminar con los ojos rojos y exhaustos.  Entramos ahí en algunos casos, en la modalidad de crisis.  Más ahora que conocemos los básicos de esta modalidad, ¿qué considerar para que los mismos sean más fructíferos? Algo crucial: ¡Necesito traer mi esencia, mi chispa! También es deseable incorporar algunos momentos de conexión corporal, humor o incluso, pequeñas prácticas de atención plena.
  • ¡El trabajo virtual es genial!  Y también tiene un grado de complejidad, que se intensifica sin la existencia de los límites respectivos. Así pues, cosas tan básicas como dar espacios entre las diferentes reuniones, tomar agua o integrar llamadas telefónicas son pequeñas notas mentales para tener en consideración.
  • En la medida en que hay más consciencia de que la nueva realidad aún se está gestando, ¿Identifico cómo cuidarme? ¿Qué practica he incluido para saber que puedo responder a las nuevas demandas de manera óptima?   En mi caso, dejé de nadar. Más mis actuales prácticas de yoga y meditación quiero que sean parte de mi nueva realidad.

En fin, aquí un pequeño listado de lo que a nivel personal quiero tener en el radar…

¿Qué atributos quiero cultivar?

  • Ser más ligera/ Más brillante
  • Más suave / Más orgánica
  • Más creativa / Más abierta a crear soluciones
  • Más consciente de mis decisiones
  • Conectar más con mi lado artístico: ¡más movimiento corporal, más poesía, más color!

¿Qué quiero soltar?

  • Lo automático
  • Lo superfluo
  • Lo intrascendente desde lo que hoy he palpado son mis nuevas prioridades
  • Buscar el resultado más que el disfrute de todo lo que implica el llegar a un lugar

Habiendo compartido lo anterior, ahora con curiosidad te pregunto: ¿Qué has aprendido en esta estación (algo que te haya dejado una huella y por ende, te invite a seguir trabajando en ser resiliente y convertirte en la mejor versión de ti mismo)?  ¿Qué nuevos atributos quieres cultivar? ¿Qué quieres soltar?

  • Si bien este es un ejercicio personal; si gustas compartir qué fue lo que resonó de esta contribución, ¡adelante! Déjanos una nota en el blog o bien escribe a mi correo dmvazquez@kamaleo.net   ¡Sabe me encantará leerte!

Al final y no menos importante, aquí un poema que me gusta y que en esta ocasión me nace compartir:

Do stones feel? Mary Oliver

Del libro Blue Horses – Poems

Do stones feel?

Do they love their life?

Or does their patience drown out everything else?

When I walk on the beach I gather a few

White ones, dark ones, the multiple colors.

Don´t worry, I say, I´ll bring you back, and I do.

Is the tree as it raises delighted with its many branches,

each one like a poem?

Are the clouds glad to unburden their bundles of rain?

Most of the worlds says no, no, it´s not possible.

I refuse to think to such a conclusion.

Too terrible it would be, to be wrong.

Crédito de foto: Dulce María Vázquez

Gracias por leernos.

Incrementando mi resiliencia

Fuente: Diálogo virtual liderado por Pam McLean, líder del Hudson Institute of Santa Barbara. Care & Resilience. 17 abril, 2020

¿Cómo el nuevo contexto me lleva a experimentar resiliencia?  ¿Cómo incrementar mi habilidad para realizar #kambios de óptica? Aquí algunas reflexiones que Dulce María comparte. #Kambio #Resiliencia #HudsonInstitute

Experimentando resiliencia en esta Primavera/Otoño 2020

El pasado viernes hubo una pregunta que me fue planteada, ¿Cómo estas siendo llamada a trabajar con lo que hoy tienes en el nuevo contexto y cómo te está cambiando? / One way I am being called to work with what I have been given and how is changing me?…   

  • La pregunta primero me tomó por sorpresa pues generalmente cuando quiero evitar “ver o sentir” algo; me ocupo mentalmente y de cierta forma me distraigo.
  • No obstante, sabía que ésta pregunta era una oportunidad. Así que decidí pausar y simplemente explorar y bueno aquí comparto algunos de mis aprendizajes.

¿Hay algo que ha cambiado?   Si bien me tomó un rato el notarlo, finalmente logré ver que sí; que el contexto es totalmente diferente al que contemplaba para este fin de semana. He aquí un poco de contexto….

  • Desde hace más de un año, lo que visualizaba para este fin de semana, era celebrar la boda de mi amado sobrino y encontrarme con amigos de la vida; quienes viajarían desde un par de diferentes latitudes para festejar este acontecimiento de vida.  Hoy mi sobrino y su prometida, jóvenes con vocación médica, en su rol de residentes de cirugía y anestesiología; trabajan con ahínco y entereza en uno de los hospitales que será lugar receptor de pacientes COVID en el estado en el que vivo.  
  • Así pues, lo interesante fue conectar con el sentido de que justo la vida me ofrece una oportunidad para experimentar la resiliencia de una manera sutil.

¿Cómo darme la oportunidad de ser resiliente?   Aquí una serie de recursos que me ayudaron a conectar con el #kambio de perspectiva que requería para, simplemente, aceptar que me dolía que los seres que amo están enfrentando un contexto completamente diferente a lo que yo tenía en mi mapa mental.

  • Luego de haber contactado con aquello que no quería ver y experimentar cierto grado de vulnerabilidad; escuché una entrevista sobre resiliencia que una de mis colegas cercanas lideró desde Seattle el pasado 17 de abril: “Coaching conversations with Margo Mayers”. Fue refrescante el escuchar la variedad de elementos que están a nuestro alcance para hacer #kambios de mindset
  • Desde el “reframing de la propia narrativa y tener una red de soporte, hasta la expresión de elementos gratitud”.    Aquí te dejo el link por si quieres explorarlo, son unos 24 minutos bien invertidos
  • A la par, durante el fin de semana, decidí compartir lo que me inquietaba con seres cercanos y me dediqué a disfrutar de la naturaleza, a estudiar, a leer un poco de poesía, escuchar algunas perspectivas y a descansar. Aquí comparto un par de links por si fueren de tu interés…

His Holiness the Dalai Lama speaks about the coronavirus:Sometimes friends ask me to help with some problem in the…

Posted by Chamtrul Rinpoche on Sunday, April 19, 2020
  • En la medida en que descubría los nuevos brotes de primavera en el jardín y tenía la oportunidad de oler la tierra mojada (después de la primer lluvia en este 2020); la esencia de mi fortaleza empezó a aflorar.     
  • Aquí dos tomas que fueron captadas en este fin: la primera en Cholula, la segunda de una amiga/colega que la tomó en su jardín en Austria (justo en el momento en el que ambas salíamos a meditar por la gente del sector salud que vive su vocación y requiere fortaleza en estos días).
Crédito de la foto: Dulce María Vázquez, México
Crédito de la foto: Ariadna Barrera Austria

¿Cómo te das la oportunidad de ser resiliente o bien de incrementar tu resiliencia?

Habiendo compartido lo anterior, entonces, yo también te pregunto lo que el autor invitado a nuestro último diálogo del Hudson trajo a la mesa. ¿Cómo estás siendo llamada/o a trabajar con lo que hoy tienes (en el nuevo contexto) y cómo te está cambiando (One way I am being called to work with what I have been given and how is changing me…?)  

  • Si bien este es un ejercicio personal; si tienes alguna sugerencia o existe algo que gustes comentar, en cuanto a aquello que te ayuda a ser resiliente, ¡bienvenido!

Luego de leer este post, ¿qué resonó más? ¿Algo que quieras compartir en este blog?  De mi parte, como un Certified Master Hudson Coach, sabe me encantará leerte en este espacio y/o recibir noticias tuyas en mi cuenta personal dmvazquez@kamaleo.net 

Gracias por leernos.

Liderazgo en tiempos disruptivos.

Fuente: Diálogo virtual liderado por Pam McLean, líder del Hudson Institute of Santa Barbara. Care & Resilience. 20 marzo, 2020

Calibrando mi liderazgo en tiempos de disrupción

En este inicio de Primavera/Otoño 2020 quiero compartir lo que aprendí/reflexioné en una conversación con mis colegas del Hudson Institute of Santa Barbara, el pasado viernes 20 de marzo.   

  • El primer punto es sobre las dimensiones a tomar en cuenta, en el contexto actual.  Ello bajo la óptica de un liderazgo genuino pues muchos de nosotros somos líderes que participamos proactivamente en nuestras respectivas latitudes y sabemos, que hoy por hoy, se vive un reordenamiento social/económico.
  • La segunda es un bloque de preguntas que pudieren ayudarte a navegar la ambigüedad de mejor manera.

¿Qué dimensiones es vital tener en el radar en un contexto de disrupción?   Aquí cuatro que justo van alineadas a los valores del Hudson Institute y que son el punto de partida para cultivar relaciones significativas. 

  • Unidad: Capacidad para experimentar solidaridad para con tu círculo inmediato (familia, colaboradores, región, networks profesionales u otros, etc.)
    • ¿Cómo muestro mi solidaridad en estas semanas?   Por ejemplo, en nuestro caso, Kamaleo® ha incrementado su flexibilidad para poder dar respuesta y/o escuchar las nuevas inquietudes de sus clientes, aliados y/o proveedores.
  • Empatía: Habilidad para conectarse con el otro, justo desde la necesidad y realidad de la otra la persona, para así poder brindar interactuar desde ópticas constructivas
    • ¿Estoy escuchando lo que mi equipo considera como relevante?
  • Presencia: Habilidad para ser y estar…evitando el multitasking.   Sí, lo mejor que se le puede dar al otro es nuestra escucha y presencia (virtual o presencial).
    • ¿Qué tan abierto estoy a focalizar mi atención a un tema, evento o persona en los momentos de ambigüedad? 
  • Amor: Postura que nos lleve a experimentar respeto, congruencia y aceptación hacia nosotros mismos y los que nos rodean
    • ¿Cómo me cuido en los tiempos donde los niveles de estrés pueden incrementarse o surgen nuevas demandas?  ¿Incorporo alguna practica en especial? En lo personal, por ejemplo, el escribir me ayuda a poder tocar base con mis propias emociones y desde ahí, calibrar lo que es relevante en el día a día o en el nuevo contexto.

Cuatro preguntas de gran valía en tiempos de inestabilidad:

  • ¿Cómo elijo estar y/o vivir en los tiempos de disrupción y ambigüedad?
  • ¿Qué es lo que los otros necesitan de mí en tiempos ambivalentes (familia, amigos, comunidad, clientes, industria, mundo)?
  • Para aquellos que lideran en tiempos de volatilidad, ¿Qué está cambiando en la manera en que lideras?  ¿Qué necesitarás cambiar aún más?
  • ¿Estás activando alguna práctica para que tu inner-self esté bien cuidado?  ¿Ubicas cuáles son las prácticas que te vienen mejor acorde al nuevo contexto?

Luego de leer este post, ¿qué resonó más? ¿Algo que quieras compartir y responder en este blog?  De mi parte, como un Certified Master Hudson Coach, sabe que mi postura en tiempos de disrupción es justo estar aquí, lista para escucharte o bien, para estar y conectar significativamente. 

Kamaleo.   

Go all the way! ¡Ir hasta el final!

En este febrero, que por cierto trae 29 días, quiero compartir un poema que una colega recientemente me hizo llegar.  Su título es ¡Ir hasta el final y tiene una duración de un poco más de 2 minutos:

¿Hubo algo que éste poema hizo resonar?

De mi parte, lo que resonó, luego de escucharlo es que si bien es importante “dar todo e ir hasta el final” es crucial hacerlo teniendo en mente nuestro auto cuidado y/o bienestar.    Ello porque si bien es necesario esforzarnos  e ir cultivando resistencia u otros; es importante hacerlo desde lo que a nosotros nos viene bien. ¿Coincides conmigo o tienes una perspectiva diferente?

Siéntete libre de dejar tus comentarios. 

¡Nos encantará leerte!

Tomando pausas, cultivando mi bienestar (liderazgo consciente).

En mi última colaboración mencioné que, en mi concepto de brújula personal, el cultivar pausas en la vida cotidiana era un punto clave para disminuir el estrés y/o aumentar nuestro liderazgo consciente.  Así pues, hoy quiero compartir un poco sobre el cómo abrir espacios para tomar pausas y conectarnos (aunque solamente sea por unos breves instantes con lo que está enfrente de nosotros y/o lo que estamos percibiendo a través de nuestros sentidos).

¿Vivo a una velocidad excesiva?  

Si últimamente has sentido que tu día a día es muy rápido y que pareciese vives como un hámster; esto es, corres rápidamente, pero sin avanzar y además experimentando cansancio excesivo.   Este es un primer signo de que estas cobrando consciencia respecto al ritmo de vida que experimentas.   Si te interesa explorar formas para pausar y cambiar; es posible las siguientes líneas sean de tu interés.

¿Me interesaría aumentar mi grado de consciencia sobre qué tan a menudo voy rápido?  

Te invito a llevar un registro en el que vayas anotando, día a día, a lo largo de una semana; ¿Cuántas veces te percatas vas a velocidad excesiva y como te sientes cuando navegas la vida de esa manera? Repite este ejercicio a lo largo de otras dos semanas y evalúa; semana a semana, que descubres.   ¿La manera en cómo vives, tiene un impacto en tu bienestar?  ¿Qué te detona el vivir así?

¿Me gustaría aumentar mi bienestar y mi presencia consciente?

Si es que decidieras, vivir a un ritmo menos acelerado; ¿sabías existe la posibilidad de hacerlo y que las pausas conscientes un medio para lograrlo?   Sin entrar en toda la parte técnica que ello implica; solo quisiera resaltar que en un estudio que realiza Shizard Chamine, él comparte que para aumentar la parte positiva de nuestro cerebro (la parte sabia vs. la saboteadora); hacer 100 pausas mentales al día es una alternativa.    En lo personal cuando leía 100 veces, me inquiete.  Más cuando descubrí que una pausa consciente era hacer un ejercicio de 10 segundos y que esto equivaldría a hacer 10 pausas de 10 segundos a lo largo del día; ello se me hizo razonable.   Hacer 1 pausa de 10 segundos a lo largo de una hora es algo accesible.

¿Cómo hacer una pausa de 10 segundos?

Lo primero sería familiarizarme con el lapso de 10 segundos.  ¿Es mucho? ¿Es poco?  Segundo, ya que el lapso me resulta conocido; lo que se sugiere es detenerse y respirar de manera consciente durante ese periodo. 

  • ¿Cuántas respiraciones conscientes puedo generar: 1, 2, 3 u otra?   

Otras opciones incluyen el conectarnos con las sensaciones físicas que experimenta tu cuerpo, a través de tus diferentes sentidos, en ese periodo.  Ello puede ser detenerse y oler, degustar, escuchar, palpar o ver algo con detenimiento a lo largo de ese tiempo.

  • ¿Qué te funcionaría a ti para detenerte? ¿Qué tipo de pausas te gustaría realizar?

¿Los beneficios de pausar?

Primero que nada, conectarte contigo y experimentar lo que sucede en el momento presente. Segundo, poco a poco, al ir cultivando este hábito abrirá nuevos espacios para vivir tu liderazgo de manera consciente:  verdaderamente escuchar a un colega cuando se dirige a ti, conectar cuando te diriges a un cliente (sin que ello sea de manera mecánica) o bien, simplemente cuando entras en contacto con otro ser humano.     

Si esta contribución te generó alguna reflexión y/o tienes algún comentario al respecto; me encantará leerte en nuestro blog. En tanto, si te genera valor, a cultivar el hábito de pausar. 

Gracias por leernos.

Kamaleo

¿Identifico las variables de mi brújula personal?

En este inicio de ciclo y luego de un viaje que me dejó maravillada por la majestuosidad de la naturaleza chilena (Isla de Rapa Nui + la Patagonia) me pareció relevante el abordar los siguientes 4 puntos:

  • Intencionalidad
  • Disciplina
  • Calibración/Agilidad
  • Habilidad para tomar pausas

Lo anterior como una manera de simplificar lo que hoy identifico es vital para vivir de manera significativa y/o ser un líder – que al estar conectado con el mismo – genera valor en la latitud en la que se encuentre.

Aquí una breve descripción de lo que entiendo de cada una de estas variables:

  • Intencionalidad:   Me refiero a tener claridad respecto a lo que se busca o quiere en la vida, en una etapa de la misma y/o en un proyecto en particular
    • ¿Cuál es mi intencionalidad en la vida?
    • ¿Cuál es mi intencionalidad en el ámbito profesional u otros?
    • ¿Cuál es la intencionalidad de un proyecto en particular?
  • Disciplina:   Aquella fuerza y/o determinación para hacer que las cosas pasen en el día a día
    • ¿Ubico que requiero hacer, en el día a día o en el lapso que yo decida, para que mi intención se materialice?
  • Calibración:  La habilidad que, ante los cambios del entorno o las sorpresas de la vida, nos invita a hacer ajustes conscientes de manera ágil
    • Dado que el contexto ha cambiado, ¿Qué vale la pena soltar y/o modificar?
  • Pausar: El cultivar momentos de descanso que le permitan a nuestro sistema nervioso central, el reestablecerse para así, disminuir el estrés de la vida cotidiana y dar paso al gozo.
    • ¿Genero pausas conscientes en mi día a día?
    • ¿Me permito de vez en vez, disfrutar del no hacer nada?
    • ¿Me genera ansiedad el detenerme y disfrutar de mi respiración o lo que está enfrente de mí?

En fin, si tú diseñaras una brújula personal, ¿Qué variables le integrarías? ¿Alguna de las variables que considero en mi brújula de vida (intencionalidad, disciplina, calibración y tomar pausas) resuena en ti?   Como líder ¿Crees que sea importante contar con una brújula que de sentido a tu vida y/o a tus acciones diarios (¿en tus diferentes ámbitos o radios de influencia?).

Nos encantaría leerte.

Síguenos en nuestras redes sociales.

Mentalidad y prácticas de los CEO´s de excelencia.

Extracto del artículo publicado por McKinsey, octubre 2019.

Un artículo favorito en este otoño es el que recientemente publicó McKinsey sobre los CEO´s de Excelencia. ¿Cuáles son algunas de las funciones clave de los CEO´s acorde a la literatura existente?. ¿Cuál es la mentalidad asociada a estas funciones por parte de los CEO de excelencia?. 

Aquí un breve resumen sobre los mindset clave que impulsan a estos líderes a marcar la diferencia en sus respectivas industrias y contextos:

  • Definir la estrategia –> se enfocan a superar los pronósticos (beating the odds) a través de tres prácticas:
    • Visión: De manera genuina y vivaz, replantean lo que significa ganar.
    • Estrategia: Dan pasos audaces de manera temprana y metódica.
    • Manejo de recursos: Ajustan los recursos a las prioridades.
  • Alinear a la empresa –> gestionan el desempeño y la generación de riqueza:
    • Talento: Recalibran los roles de alto valor con el perfil de talento óptimo.
    • Cultura: Focalizan su atención en temas de efectivad organizacional, más allá de sólo cuidar el compromiso de los colaboradores.
    • Diseño Organizacional: De manera explícita, señalan dónde se requiere estabilidad y dónde agilidad.
  • Liderar a su equipo –> cultivan las dinámicas más que lo mecánico
    • Trabajo en equipo: Fortalecen constantemente a su equipo y la acción colaborativa.
    • Toma de decisiones: Cuidan la objetividad y evitan filtros personales.
    • Gestión de procesos: Buscan la coherencia entre los diferentes procesos.
  • Ser la cara de la empresa (stakeholders externos) –> se centran en el largo plazo: en el gran para qué…
    • Propósito Social: Están comprometidos con el gran para qué y el impacto de la organización.
    • Interacciones: Identifican a los diferentes stakeholders y proactivamente, moldean sus perspectivas.
    • Momentos de verdad: Ante una crisis, anticipan la resiliencia organizacional.
  • Gerenciar su propio tiempo y energía –> hacen lo que sólo ellos pueden hacer:
    • Oficina: Cuentan con soporte de calidad para manejar óptimamente su tiempo y energía.
    • Modelo de Liderazgo: Conectan su propósito personal con el liderazgo requerido.
    • Perspectivas: Mitigan la postura de saberlo todo, al estar abiertos a recibir retroalimentación fresca y a la par, cultivar prácticas de bienestar personales.

De este resumen, ¿Hay alguna idea qué resuena más o algo que llame tu atención?,  ¿Alguna reflexión central?, ¿Interesado en leer al artículo completo?. 

Escribe a: info@kamaleo.net y con gusto lo compartimos: The mindsets and practices of excellent CEOs, Octubre 2019,   McKinsey.

Conoce el Deep work: mayor enfoque, mayores resultados…

Mindfulness

Tomado de Deep work de Cal Newport

En este post resumimos la obra de Cal Newport ‘Deep work’, la cual es una guía para tener mayor enfoque y lograr mejores resultados en un mundo lleno de distractores. Hecha para enfrentar los frenéticos retos del siglo XXI y para dominar aquello que ya se hace bien con mayor eficiencia.
La hipótesis que plantea el autor es que la habilidad para realizar trabajo enfocado o profundo es cada vez más rara y al mismo tiempo se vuelve más valiosa en nuestra economía.
En la era digital que emerge existen dos tipos de individuos que serán exitosos: 1) cualquiera que pueda trabajar con máquinas y tecnología inteligente y 2) cualquiera que sea considerado una “estrella” en su campo o área de trabajo.
Así mismo, se definen dos características de éste tipo de trabajadores exitosos: 1) la habilidad para tomar actividades difíciles y dominarlas en poco tiempo y 2) producir contenido, productos o servicios a un nivel de élite en cuanto a velocidad y calidad.


Aprendiendo tareas difíciles
La clave para hacerlo de manera ágil y eficiente es mediante el enfoque y sin ninguna distracción. Eso es deep work. Sin este, tomará más tiempo aprenderlas a costa de cometer muchos errores. Por lo que la siguiente fórmula es importante:
Trabajo producido de alta calidad = tiempo invertido x intensidad del enfoque .


Mantener el enfoque en una sola actividad por largos periodos de tiempo, completamente sin distracción es lo que permite generar un mejor trabajo.


¿Por qué es escaso el Deep work?
Hay culturas de trabajo que promueven la conectividad constante y respuestas rápidas ante toda solicitud, por dar unos ejemplos. Estos son comportamientos que previenen el trabajo profundo. Y todo tiene que ver con el principio de menor resistencia: es más fácil hacer trabajo superficial
En el contexto laboral, sin un claro entendimiento del impacto de ciertos comportamientos en el resultado global de la organización, se tenderá realizar acciones que en el corto plazo son más fáciles de realizar.
También, ante la falta de saber cómo mostrar el valor que generan, algunos profesionales optan por la conducta más fácil y tipo industrial que es: hacer muchas cosas de forma visible.


¿Por qué hacer trabajo enfocado?

Porque es relevante. Es una actividad que estira la mente hacia sus límites, permitiéndote concentrar en una sola actividad. Dicen los expertos y quienes lo han probado que al final eso produce felicidad.
Ordena la conciencia de forma tal que hace encontrar cierto significado en lo que se hace. Por lo tanto, puede ayudar además a cultivar habilidades y a transformar un trabajo basado en distractores en uno que sea satisfactorio, valioso y exitoso.


¿Y cómo lograrlo?
Tomar en cuenta las cuatro reglas:
1) Haz trabajo enfocado. Más allá de las buenas intenciones, implica crear nuevas rutinas diseñadas para mantener la fuerza de voluntad y la concentración en lo que importa. Se trata de definir tiempos y lugares para realizar deep work así como contar con el soporte de otros elementos complementarios como la buena alimentación y el ejercicio.
También son importantes los descansos para recargar energías y generar reflexiones. Recuerda: la capacidad para realizar trabajo profundo en un día es limitada, así que conviene administrarla adecuadamente.


2) Acepta el aburrimiento. Debido a nuestra forma de vida, nuestros cerebros buscan mantenerse ocupados. Es por ello que en la primera oportunidad buscamos revisar nuestros smartphones, dejando poco espacio para el enfoque.
Una forma de combatir lo anterior es través de la meditación productiva: ocuparse físicamente en una actividad como caminar o nadar, pero ocupar la mente en una cuestión profesional bien definida.


3) Deja las redes sociales. Esto no significa que se deban eliminar los perfiles de todas las redes sociales, pero se recomienda el buscar periodos de desconexión sobre todo si utilizan para entretenimiento. En lugar de ello, aprovechar el tiempo para actividades más significativas y que aporten una sensación de logro.


4) Minimiza el trabajo superficial. Es inevitable, pero puede relegarse a un punto en donde no impida concentrarte en lo que genera mayor impacto.


Se recomienda tener una estructura de soporte como lo es agendar el día o la semana, pero dejar espacios para adaptar los planes conforme se necesite. Demasiada rigidez o flexibilidad en la agenda puede impedir el trabajo profundo.
Así pues, una vida de significado y productiva se puede lograr con el deep work. Permitir a tu mente el trabajar a su capacidad sin zonas de confort ni miedos es posible. Una vez que inicies ya no mirarás atrás.

Pasos a seguir.
De los siguientes, ¿cuál estarías más dispuesto a activar antes de terminar el primer trimestre de este 2018?
-Empezar a agendar tu día / semana / mes
-Tener más espacios libres en la agenda
-Limitar el uso de las redes como entretenimiento
-Dejar de revisar el teléfono en tiempos muertos -Practicar meditación
-Otros


Nos encantará escuchar tus comentarios.

Resumen: Juan Carmona, febrero 2018 Bibliografía: Deep Work: Rules for Focused Success in a Distracted World. Cal Newport. Grand Central Publishing. 2016.

El uso de datos para la toma de decisiones: ¿Cómo gestionar la transformación al interior de la organización?

A propósito de nuestro tema de otoño, enfocado a evaluar cómo nos ha ido con los objetivos planteados para el año, bien vale revisar los puntos principales del artículo “Data Driven Transformation: Accelerate at Scale now” (publicado por The Boston Consulting Group en mayo de 2017); el cual, hace referencia a esfuerzos que buscan re-inventar la estructura de TI en la organización. Mismos que si bien, se reconocen como estratégicos y se les destinan recursos considerables, en muchos casos, implementarlos termina siendo poco exitoso o los resultados tardan más de lo esperado en poder palparse.

El artículo propone 3 pasos para lograr un abordaje más ágil, efectivo y con mayores probabilidades de éxito en este tipo de transformaciones. A continuación, una síntesis de los puntos principales de la lectura:

¿Qué mueve a una compañía a buscar una re-estructuración ágil de TI? El uso de datos para la toma decisiones es un diferenciador entre competidores; las reglas de los negocios se reescriben cada vez más rápido; y, lo que típicamente se busca, es estar a la vanguardia sin poner en riesgo a la compañía en el proceso.

Para ello, el método debe ser conveniente en cuanto a costo-beneficio, incremental y sostenible en el tiempo.

Los tres principales pasos para la transformación.

1) Iniciar con pilotajes que generen victorias rápidas. Esfuerzos de pocas semanas y hasta seis meses, que mejoren el desempeño de un área clave y cuyos resultados sean tangibles casi de inmediato.

Con ello se podrán dimensionar los posibles beneficios a futuro, se contará con lecciones aprendidas y, en algunos casos, se contará con ahorros que contribuyan a costear las siguientes etapas de la transformación.

2) Diseñar un plan que abarque las necesidades de alta prioridad. Puede comenzar mientras las primeras iniciativas están en proceso. Consiste en generar un portafolio de oportunidades, identificando y priorizando funciones o áreas que se beneficiarán más con la transformación.

En esta fase se invierte en generar una visión compartida acerca de la transformación y en comunicarla con los equipos de trabajo para ganar soporte en los cambios requeridos.

Además, es necesario realizar un diagnóstico sobre el uso de datos, el grado de digitalización de la información y las capacidades de TI en la organización.

Así pues, la metodología propuesta por The Boston Consulting Group (BSC) para una transformación de TI exitosa consiste en:

  • Construir una visión. ¿Para qué se hace este esfuerzo? ¿Qué se busca obtener? ¿Es una mejora de las prácticas actuales o una transformación radical?
  • Generar el portafolio de iniciativas. Contemplando el establecer un método para priorizarlas. Algunos factores a considerar son: qué tanto un proyecto nos ayuda a mejorar la disponibilidad de la información, a cumplir con un elemento regulatorio, a simplificar un proceso, a obtener beneficios para los clientes, a reducir costos, etc.
  •  Seleccionar un modelo de análisis de datos. Para ello, la compañía debe determinar cómo quiere que opere esta función. Y así, seleccionar la mejor herramienta, tomando también como referencia las capacidades internas, para saber en dado caso qué componentes realizar en casa y cuales delegar a un proveedor externo
  • Establecer una estructura de gobierno de datos. Consiste en asegurar que la calidad e integridad de la información se utilizará para tomar decisiones de negocio, estableciendo indicadores que monitoreen la calidad de la información y esquemas de mejora continua
  • Definir la infraestructura necesaria. Es en esta etapa que se evalúa si la infraestructura actual es suficiente para las necesidades futuras, si se tiene el tipo de tecnología adecuada y el modelo de operación óptimo

3) Organizarse para el buen desempeño sostenido. El éxito, como en cualquier viaje de cambio, se mide por resultados que se mantienen en el tiempo. Por lo tanto, en la tercera fase de la transformación, se proponen cuatro actividades: crear nuevos roles y procesos de gobierno de datos; fomentar una cultura de uso de datos para la toma de decisiones; adoptar esquemas de trabajo que fomenten la agilidad; y cultivar el talento y habilidades necesarias para gestionar una organización centrada en datos

Así pues, aunque pareciera una tarea titánica el esfuerzo de transformar a la organización hacia una cultura de uso de datos, aquí se presenta un método práctico para abordar el viaje de cambio.

Al respecto, si participas en un esfuerzo de esta naturaleza:

  • ¿Se han considerado el generar victorias rápidas para ganar momentum?
  • ¿Se han priorizado las necesidades de TI en la organización?
  • ¿Qué se requiere ajustar en esta recta final del año para lograr los objetivos planteados?

Nos encantará saber tus comentarios y reflexiones al respecto.

Para consultar el artículo en su versión completa en inglés puedes consultar la siguiente liga:

https://www.bcg.com/en-mx/publications/2017/digital-transformation-transformation-data-driven-transformation.aspx

¿Quieres tener una organización más ágil?

5 características que pueden hacer la diferencia

Ante un entorno que se transforma con mayor velocidad, las empresas luchan por mantener el paso atendiendo las necesidades de clientes e inversionistas. La presión aumenta si se toman en cuenta otros factores como la competencia, nuevas tecnologías y la baja disponibilidad de talentos clave en las organizaciones.

Por ello, es fundamental que tu empresa pueda responder de manera óptima ante el cambio rápido de prioridades. Así pues, en esta entrada presentamos las 5 características que pueden hacer la diferencia para tener una organización más ágil*.

Pero antes, hablemos del nuevo paradigma de las organizaciones.

En el siglo pasado, éstas se conceptualizaban como  máquinas, es decir, con un fuerte enfoque en eficiencias, control de calidad, jerarquías, especialización y operadas mediante un sistema científico de gestión.

–Hoy en día, las empresas se entienden mejor si son vistas como organismos vivos, que evolucionan y se adaptan a los cambios, en donde las fronteras entre roles importan menos y la acción importa más, los líderes marcan el rumbo y los equipos de trabajo practican la auto-responsabilidad.

Así pues, las empresas para ser verdaderamente ágiles, requieren al mismo tiempo ser estables y dinámicas.

Lo anterior a través de dos tipos de estructuras: unas que evolucionen lentamente y soporten a las otras, que son las que se adaptan rápidamente a nuevos retos y oportunidades.

Se oye bien. Sin embargo, aunque para muchos líderes la agilidad organizacional ya está entre sus principales prioridades, pocos han logrado alcanzarla. 

Las cinco características de una organización ágil

El reto para alcanzar una mayor agilidad está en contar con las 5 características trabajando de forma coordinada.  Cada característica implica un cambio de mentalidad el cual se explica a continuación:

1. Rumbo definido y permeado en toda la organización

Cambio mental:

–pasar de “en un ambiente de escasez, tendremos éxito capturando valor de la competencia, clientes y proveedores para nuestros inversionistas”

–hacia “reconociendo la abundancia de oportunidades y recursos disponibles, tendremos éxito al co-crear valor con y para todas nuestras audiencias clave (stakeholders)”

2. Red de equipos empoderados

Cambio mental:

–pasar de “la gente necesita ser dirigida y gestionada, de lo contrario, desconocerán qué hacer, sólo dedicarán a cuidarse y habrá caos”

–hacia “al tener una responsabilidad clara y autoridad, la gente estará altamente comprometida, se cuidará entre sí, encontrarán soluciones ingeniosas y obtendrán resultados excepcionales”

3. Ciclos rápidos de aprendizaje y toma de decisiones

Cambio mental:

–pasar de “para obtener el resultado que se busca los altos mandos y los más experimentados deben definir el rumbo, detallar los planes para llegar y determinar cómo minimizar los riesgos”

–hacia “vivimos en un entorno cambiante y no podemos predecir exactamente lo que depara el futuro. La mejor forma de minimizar el riesgo y tener éxito es aceptando la incertidumbre y ser los más rápidos y productivos al probar cosas nuevas”

4. Modelo de capital humano dinámico y que detone la pasión

Cambio mental:

–pasar de “para alcanzar los resultados, los líderes deben controlar y dirigir el trabajo, especificando las tareas de los empleados constantemente”

–hacia “líderes efectivos empoderan a los colaboradores para adueñarse de su rol; y a través de la confianza llevarán a la organización a cumplir su propósito y visión”

5. Tecnología de punta que permita la agilidad

Cambio mental:

–pasar de “la tecnología es un área un soporte que provee servicios específicos, plataformas o herramientas para el resto de la organización conforme lo dictan las prioridades, los recursos y el presupuesto disponibles”

–hacia “la tecnología está completamente integrada y es fundamental en cada aspecto de la organización como un medio para generar valor y reaccionar rápidamente a las necesidades del mercado y las audiencias clave (stakeholders)”

La idea en resumen

El entorno actual presiona a las organizaciones para volverse más ágiles. En respuesta, una nueva forma organizacional está surgiendo que presenta las 5 características mencionadas arriba. Éstas permiten un mayor balance entre estabilidad y dinamismo, que derivan en un mejor desempeño y mejores oportunidades de permanencia. 

Lograr mayor agilidad implica cambios de mentalidad en las personas y en los equipos de trabajo, para que finalmente esta característica sea parte del día a día y de su cultura.

¿Cómo saber qué tan ágil es nuestra empresa? ¿Cómo incrementar la agilidad? Si deseas conocer más sobre el tema te invitamos a contactarnos. También nos encantará saber tus comentarios.

*Tomado del artículo: The five trademarks of agile organizations
Por Wouter Aghina, Aaron De Smet, Gerald Lackey, Michael Lurie, and Monica Murarka

Fuente: https://www.mckinsey.com