Cómo colaborar de forma sostenida.

Cuando a los líderes se les pregunta si consideran que la colaboración en su empresa es algo valioso, la mayoría responde con un rotundo sí. Por otro lado, cuando se les pregunta si conocen cómo colaborar de manera sostenida o cómo hacer para incrementarla, las respuestas son muy distintas.

En el artículo Cracking the Code of Sustained Collaboration se proponen seis técnicas que pueden ser puestas en práctica para que los miembros de un equipo superen ciertas barreras, logren colaborar y aprendan unos de otros.

1. Aprender a escuchar

La escucha activa se puede mejorar a través de cuatro prácticas.

  • Hacer preguntas expansivas, que lleven a obtener más información y a que el otro se sienta verdaderamente escuchado, en lugar de preguntas cuya respuesta sólo sea Sí o No. (Para más información sobre el arte de cómo hacer preguntas, ver “Cross-Silo Leadership” HBR, May–Jun 2019).
  • Enfocarse en el que escucha en lugar de en uno mismo. La escucha activa también se practica cuando se está hablando. En una conversación, conectarse con el otro es primordial, más allá de sólo esperar tu turno para dar tu aportación.
  • Realizar ejercicios. Se pueden organizar dinámicas de role playing para que cada colaborador identifique sus puntos ciegos en cuanto a escucha activa. Escuchar las palabras de alguien más no es suficiente, se requiere identificar el tono, lenguaje corporal, emociones y perspectiva de quien habla; así como en general la energía de la conversación.
  • Sentirse cómodo con el silencio. Es más que dejar de hablar. Es comunicar atención al otro y  respeto mientras se escucha.

2. Practicar la empatía

Ser receptivo acerca del punto de vista de alguien con quien se está en desacuerdo puede ser complicado. Pero cuando la situación se aborda con el deseo de entender las diferencias, se obtiene un mejor resultado.

En un ambiente colaborativo, se parte de la idea que todos, independiente de su jerarquía o experiencia, son inteligentes, valorados y están comprometidos. En este sentido, dos abordajes pueden ser de utilidad:

  • Expandir el punto de vista del otro. Esto se logra haciendo preguntas que ayuden a explorar más allá, que fomenten la curiosidad, la reflexión y la creatividad. Esto, y muy importante, sin tratar de inducir al otro hacia una perspectiva en particular.
  • Identificar lo que NO se dice. Cuando los miembros de un equipo están más concentrados en la empatía que en compartir su opinión, las conversaciones sienten más cómodas y crean el ambiente adecuado para traer puntos importantes a la mesa. De manera natural los integrantes desean conocer la opinión de los otros. 

Las siguientes tres técnicas son útiles para situaciones complejas y/o conversaciones difíciles.

Graphic designers in a meeting

3. Aprender a dar y recibir retroalimentación

El feedback es esencial para la colaboración y se da desde una posición de influencia más que una de autoridad. Los siguientes métodos ayudan a ponerle en práctica:

  • Hablar de la aversión al feedback de manera abierta. (Para más información sobre la importancia de esta habilidad, ver “Find the Coaching in Criticism” HBR, Ene–Feb 2014).
  • Dar feedback de forma directa y específica. Que sea basado en hechos y que ayude a reflexionar sobre el impacto de cierta acción o comportamiento en los otros.
  • Dar feedback sobre el feedback. Esto ayuda a mejorar su práctica en la organización.
  • Añadir un plus a las ideas de otros. Por un lado, estar abierto a nuevas ideas y, por otro, construir, co-crear, sin juicios ni lenguaje altivo.
  • Practicarlo en tiempo real. Esto se puede lograr haciendo pausas durante situaciones reales para reformular la manera en cómo se plantean las situaciones y se llevan las conversaciones.

4. Enseñar a liderar y seguir

Si bien existe basta literatura sobre cómo ser un buen líder, poco se ha dicho sobre cómo ser un buen seguidor. Y esta, también es una habilidad importante para encontrar alternativas de solución para situaciones complejas.

En realidad lo que se debe aprender es a moverse entre liderar y seguir. Para ello se requiere ceder cierto control a otros y practicar la flexibilidad. Aquí dos ejercicios para llevarlo a la práctica:

  • Incrementar la auto-conciencia. ¿Qué tan buenos somos para tomar decisiones, para realizar una actividad en particular o para relacionarnos con los demás? La mayoría tenemos una percepción muy alta de nosotros mismos sobre estos aspectos. En la realidad, todos tenemos distintas fortalezas que, en un equipo de trabajo, pueden complementarse entre sí.
  • Aprender a delegar. Importante para los líderes, pero también para cualquier especialista que trabaja en un equipo multidisciplinario. La clave está en el enfoque. Cuando es a corto plazo, sólo importa obtener el resultado sin fallas y lo más pronto posible. Cuando es a largo plazo, se da paso al aprendizaje de los otros, a la creación de compromiso y al incremento de productividad.
Business People Handshake Greeting Deal at work.

5. Hablar con claridad

En cualquier ambiente de colaboración, hay momentos para la discusión abierta de ideas y la co-creación; y hay otros en los que el líder debe marcar la pauta para eliminar cualquier confusión y articular con claridad el camino a seguir.

En esos casos, lo que hay que evitar es el ser indirecto y abstracto. El mensaje tendrá más peso si es concreto y claro. Así tendrá la posibilidad de ser juzgado como más honesto.

6. Entrenar para mantener interacciones ganar-ganar

Investigar las necesidades de los otros es la clave para interacciones ganar-ganar. Por lo tanto en las organizaciones es recomendable abrir espacios para conocer los intereses personales de los integrantes y como cada uno piensa que puede contribuir a los objetivos que se tienen en común.

Las seis técnicas son inter-dependientes y se soportan entre sí. Por lo que ponerlas en práctica de manera paralela ayudará a fomentar un ambiente de mayor colaboración. Además de colaborar de forma sostenida, se logra aumentar la motivación y el aprendizaje de los colaboradores.

Por último algunas reflexiones:

  • ¿Qué hemos hecho hoy para fomentar la colaboración en nuestros equipos de trabajo?
  • ¿Cuál de las técnicas estaría dispuesto a empezar a poner en práctica?

Gracias por tus comentarios.

Del poder del cambio individual y su impacto en la organización: reflexiones para los líderes de la PyMES del siglo XXI en países emergentes

Como especialista en la gestión del cambio organizacional, una reflexión central a lo largo del invierno del 2007 estribó alrededor de la siguiente pregunta: ¿cómo ayudar a los líderes de las empresas en países emergentes a incrementar su grado de adaptabilidad para que de manera efectiva ellos logren enfrentar los cambios que les depara el contexto actual (tanto en su vida personal como en la profesional)?  Esto como resultado del creciente número de cambios que los líderes están enfrentando y de los retos – que a veces – ellos viven al no tener una guía sencilla sobre cómo aumentar su grado de adaptabilidad en el contexto actual.

De la naturaleza del cambio hoy

¿Por qué administrar el cambio es un imperativo en el contexto actual?  Simplemente porque la naturaleza del cambio se ha modificado.  Sí, los cambios hoy en día, son más complejos, más constantes y de mayor impacto.  Consecuentemente los líderes de empresa hoy, están expuestos a un sin-número de cambios mayor a lo largo de su vida que los líderes en la segunda mitad del siglo XX.  De ahí que si él o ella, no logra de manera efectiva incrementar su grado de adaptabilidad a los cambios transcendentales o identificar cuáles son aquéllos que verdaderamente requieren de su atención….él o ella corren el riesgo de comenzar a experimentar ceguera y/o incluso vivir una situación de caos.  Lo cual le impedirá – en el plano personal y en el plano profesional –seguir liderando con efectividad y marcar la diferencia en su área de influencia (local, regional y/ o internacional).

Partiendo de lo anterior y antes de dialogar sobre la naturaleza del cambio personal así como, de su transferencia hacia las PYMES en países emergentes, deseo plantear dos ideas:

  • La primera es la definición de cambio.  Acorde al Diccionario de la Lengua Española, éste término significa acción y efecto de cambiar; a la par, significa, dejar una cosa o situación por otra.  Por lo que para los efectos de este artículo, cuando hablemos de cambio, nos referiremos a la posibilidad del líder, de visualizar los retos del mundo actual bajo una perspectiva de crecimiento y oportunidad.  Perspectiva que a la vez le permitirá, – si así lo desea- modificar su manera de abordar la vida.  Así pues grado de adaptabilidad se refiere a la habilidad con la que cuenta un líder para asimilar de manera efectiva los cambios que él o ella enfrenta.
  • La segunda es que el cambio por sí solo, ¡se ha modificado también! Esto en cuanto a su volumen, su momento y su complejidad

o Volumen: referente al número de cambios que se viven en un momento determinado.  Bastará como lo recomienda Daryl Conner (1993), leer un periódico y notar que a diferencia de hace cinco, diez o veinte años; el número de cambios organizacionales que se registran han aumentado considerablemente.

o Momento: en relación a que el tiempo entre cambio y cambio ha disminuido… o a que la velocidad de los mismos es más vertiginosa.  En ocasiones, incluso, no se terminado de implementar un cambio cuando otro ya se vislumbra.

o Complejidad: indicando que ahora el número de variables a considerar en un cambio en particular va en aumento.  Un líder de empresa para asegurar que su producto o servicio ofrece beneficios diferenciadores sobre la competencia antes tomaba en cuenta a su producto en sí y a sus clientes directos…y ahora además, tiene que tomar en cuenta la economía internacional, los avances tecnológicos, las relaciones de negocio de impacto regional, nacional o global, las restricciones energéticas y otros.

Por ende, al visualizar que un cambio es necesario o que un cambio ya nos está afectando (favorablemente o de manera no deseada)  tenemos dos alternativas: le rechazamos o le abrazamos.

Tips para el manejo de la comunicación altamente efectiva

Luego de haber diseñado e implementado diversos programas de comunicación exitosos porque – acorde a los clientes – estos programas han sido los detonadores para “abrir el camino hacia el entendimiento de lo que es un cambio o el valor de un proyecto en particular” es importante compartir algunos tips o algunas de las mejores prácticas que se han aterrizado en la acción.   Ello para que tú o alguien de tu equipo puedan capitalizarle:

  • Recordar que la comunicación es un catalizador para el cambio pues ella es la que permite abrir el camino para que la gente transite por las siguientes etapas de manera sencilla:
    • del desconocimiento a la noción de lo que trata el cambio,
    • de la noción al entendimiento o bien, de la noción a la percepción positiva,
    • del entendimiento al involucramiento y
    • del involucramiento al compromiso y a la adopción
  • El tiempo que se invierta en planear y/o generar el plan de comunicación es valiosísimo.   Una hora invertida en la planeación evitará n horas de retrabajo y/o falta de soporte hacia una iniciativa en particular
  • Un plan de comunicación será exitoso en la medida en que este anclado al plan del proyecto y/o cambio a introducir.   En otras palabras, el proyecto técnico es el punto de partida para estructurar el plan de comunicación sobre todo en cuanto al tipo de mensajes que se generarán en relación a cada milestone
  • Si el plan de trabajo de un proyecto ha omitido o pasado por alto el contemplar un plan de comunicación, cuidado. Lo anterior porque es muy probable que la gente – ante la falta de claridad sobre lo qué está pasando – no sólo estará desconcertada sino que se irá haciendo reacia al cambio
  • Iniciado el plan de comunicación no hay marcha atrás – aun cuando las noticias que en ocasiones tengan que darse hablen de retrasos o de cambios al plan original.   Ello porque la comunicación abierta y clara es base para la congruencia y la confianza
  • Los planes de comunicación más exitosos más que unilaterales son bilaterales.  Esto es, son el canal para informar que pasa o que viene pero también el canal para sondear como la gente está reaccionando a la iniciativa y/o que cambios es necesario realizar pues quizá hay brechas o puntos ciegos a abordar
  • Los programas de comunicación altamente efectivos no necesariamente tienen que ir ligados a una alta inversión.   Recordar que lo más importante es entender la cultura organizacional y ser muy creativos para capitalizar lo existente
  • Ante la pregunta de cuánto invertir en las iniciativas de comunicación, se ha observado que en los proyectos de cambio exitosos, el rango destinado oscila entre el 20% y el 35% del monto total destinado a gestionar el cambio..
  • En los programas de comunicación recordar que menos es más.  Esto es, para tener un mayor impacto, concentrar los esfuerzos en sólo tres o cuatro ideas centrales y también siempre cuidar que el lenguaje utilizado sea claro y sencillo
  • Cuando estén por lanzarse los mensajes a todas las audiencias, contemplar el tiempo que se requiere para su lanzamiento y/o las limitaciones tecnológicas que puedan suscitarse.  Ello por ejemplo en cuanto al envío de los mensajes a las diferentes usuarios en sus respectivas cuentas de correos
  • Validar que las cuentas de los usuarios y/o las bases de datos de las diferentes audiencias están actualizadas
  • Asegurar que si se crea una página de web para el proyecto y/o simplemente se tiene una cuenta de correo o un buzón para que la gente de retroalimentación, hay un responsable para dar seguimiento a cada una de las preguntas y/o comentarios
  • Ser abierto para recibir críticas, pues ello será la clave para hacer los ajustes al plan y/o programa de comunicación
  • Estar abierto a introducir nuevas modalidades de comunicación tales como los blogs u otros espacios cibernéticos para fomentar la participación y retroalimentación así como evitar  subestimar el poder de las redes informales.

¿Profesional independiente? 6 Pasos para ganar clientes- Vol 2

Presencia digital: un cambio de perspectiva

En el post anterior, describimos los seis pasos para atraer y ganar clientes. Ahí se expuso el concepto de invertir el pensamiento, pasando de pensar menos en ti, en tus servicios, tu experiencia y habilidades hacia un enfoque en los problemas de tus prospectos, sus necesidades y su situación.

En esta ocasión, vamos a revisar algunas herramientas para mejorar la presencia digital, haciendo ese cambio de perspectiva, pues siempre: se trata de ellos.

Pero antes, revisemos cómo es que la presencia digital se relaciona con la metodología de ganar clientes, a través de dos elementos que todo profesional debería conocer: maximizar el impacto y crear visibilidad.

Maximizar el impacto. Este consiste en pescar en donde están los peces.

Algunos consejos para hacerlo:

Crear visibilidad. Ninguna firma ha ganado un proyecto sin que el cliente haya escuchado de ella. Este concepto consiste en crear y ejecutar un programa de visibilidad poderoso y eficiente. La intención es hacer que seas la primera persona en la que los clientes potenciales piensen cuando necesiten ayuda.

Visibilidad implica más que exposición, es hacer que los prospectos presten atención, que te perciban relevante y como una fuente de valor.

La relevancia tiene que ver con el impacto, por lo que, sin una propuesta valiosa el crear visibilidad tiene poco sentido.

Así pues, las 5 tácticas básicas para incrementar la visibilidad son (se recomienda aplicar al menos dos o más):

  • Escribir
  • Cultivar la red de contactos (Networking)

Presencia digital. Ésta busca que la gente que no nos conoce nos pueda encontrar y conectarnos con quienes ya existe una relación. Nuestro mensaje deber ser lo más consistente posible y debemos evitar caer en la trampa de los números: siempre es mejor una lista de 25 interesados que una lista de 250 mil indiferentes. 

En la actualidad, las cinco herramientas que considerar son:

  • Sitio web. Hay de dos tipos, los enfocados a comercio en línea o los que buscan obtener contactos. Identifica qué quieres que el visitante haga, piense y sienta; concéntrate en lo que quieren saber y lo que es importante para ellos.
  • Contenido frecuente. Incluye blogs, podcasts y newsletters. La frecuencia para generar contenidos puede variar, pero la intención es permanecer en la mente de tu comunidad
  • Contenido único. Artículos o libros que ayuden a establecer tu reputación. Si requieres, busca ayuda para su creación.
  • Webinars. Son el equivalente en línea a la táctica de hablar. Lo más difícil es lograr asistentes, pero los partners son la respuesta (revistas, asociaciones y otros profesionales).
  • Redes sociales. Al momento, las más eficientes para los profesionales son Twitter y LinkedIn. Con la llegada de nuevas generaciones esto puede cambiar, sin embargo, el objetivo es mantener canales de diálogo abiertos e interactuar con audiencias interesadas en un tema en particular

Sin embargo, sea cual sea la herramienta que decidas utilizar, se trata de ir creando y cultivando relaciones con los integrantes de tu comunidad.

¿Qué otras herramientas consideras efectivas para la presencia en línea? ¿Cómo diseñarlas bajo el enfoque de “se trata de ellos”?

Si deseas conocer el resumen completo de la metodología, contáctanos y con gusto lo compartimos.

Resumen: Juan Carmona, enero 2018

Bibliografía: The Irresistible Consultant’s Guide to Winning Clients (6 Steps to Unlimited Clients & Financial Freedom) David A. Fields, 2017. Ed. Morgan James Publishing.

Contenido adicional descargable: www.davidafields.com

¿Profesional independiente? 6 pasos para practicar el arte de atraer y ganar clientes

¿Imaginas un flujo interminable de nuevos prospectos llamando a tu puerta y tus ingresos creciendo cada trimestre, siendo tu reto más grande el saber cómo deleitar a un siempre creciente portafolio de clientes?

Según David A. Fields esto es posible. Él es el autor de la metodología de 6 pasos para practicar el arte de atraer y ganar clientes y que hoy resumimos en la presente entrada. Esto es muy diferente de “dominar el arte de vender proyectos”. De hecho, “vender” queda fuera de la agenda. 

Así pues, acorde al autor, un profesional no necesita una personalidad sobresaliente o un coeficiente intelectual de genio para atraer prospectos de manera sistemática y generar valor consistentemente a sus clientes.

Aquí los 6 sencillos y prácticos pasos:

  • Invertir el pensamiento: No se trata de ti, sino de tus clientes. Lo primero es transformar la perspectiva de ti mismo como profesional, irónicamente, pensando menos en ti, en tus servicios, tu expertise y tus habilidades para solucionar problemas y más en los problemas de tus prospectos, sus necesidades y su situación. 
  • Maximizar el impacto. Consiste en clarificar el mercado meta, asegurando que llegas a la persona correcta, atiendes el problema correcto y brindas la solución correcta. Alineando todo para atraer prospectos, concentrándote en aquellos interesados en ti y hablando en términos de los retos que los aquejan.
  • Crear visibilidad. Ningún profesional ha ganado un proyecto sin que el cliente haya escuchado de él. Este paso consiste en crear y ejecutar un programa de visibilidad poderoso y eficiente. La intención es hacer que seas la primera persona en la que los clientes potenciales piensen cuando necesiten ayuda.
  • Conectarse, conectarse, conectarse. Las relaciones son el combustible de la práctica profesional, por lo que es crítico crear conexiones fuertes con quienes toman las decisiones.  En este paso se describe cómo crear esas relaciones y cómo cultivarlas.
  • Volverse la opción obvia. Conforme las relaciones se convierten en posibles clientes, en este paso se exploran los diálogos que te llevarán al cierre exitoso de un contrato. Además, se describe cómo eligen los clientes y las variables que influyen para tomar una decisión.
  • Proponer, negociar y cerrar el trato. Después de los esfuerzos anteriores es el paso más sencillo. Sin embargo, implica desde redactar propuestas de forma óptima y tratar temas de precios, hasta remover obstáculos para la realización del proyecto y el proceso de negociación.

Ahora que ya conoces el arte de atraer y ganar clientes, ¿en qué paso consideras que necesitas trabajar más? O si estás pensando en contratar los servicios de un profesional, ¿cuál crees que sea el paso más crítico para tomar una decisión?

Si deseas conocer más sobre cada paso, en entradas posteriores del blog los abordaremos con mayor detalle. En tanto, disfrutaremos de leer tus comentarios.

Bibliografía: The Irresistible Consultant’s Guide to Winning Clients (6 Steps to Unlimited Clients & Financial Freedom) David A. Fields, 2017. Ed. Morgan James Publishing.

Una sola cosa. La sorprendente verdad detrás de resultados extraordinarios (Parte 2 de 2)

La Pregunta de enfoque es la siguiente:

¿Cuál es LA COSA que puedo hacer, que al lograrla, todo lo demás se vuelva más fácil o innecesario?

La pregunta de enfoque lleva a tomar no sólo una decisión, sino la mejor, ignora lo que es alcanzable y se enfoca a lo que es necesario, hacia la prioridad, lleva al primer dominó. Es útil para permanecer en el camino elegido, para lograr una actividad construida sobre la anterior y para experimentar el efecto dominó.

Funciona de dos maneras: A) Para desarrollar una visión panorámica y una brújula estratégica: ¿cuál es LA GRAN COSA que quiero hacer algún día…? y B) Para mantenerse enfocado en la acción puntual: ¿cuál es LA COSA que debo hacer en este momento…?

El hábito del éxito. ¿Cómo volver Una sola cosa parte de la rutina diaria?

  • Asimilar el concepto de Una sola cosa y creer que éste puede hacer una diferencia
  • Ponerla en práctica
  • Hacerla un hábito
  • Establecer un calendario/ Utilizar recordatorios
  • Contagiar a los demás

El camino hacia grandes respuestas.

  • Piensa en grande y sé específico. Es un cambio de “quisiera hacer esto” a “¿cómo hago para lograrlo?” el objetivo debe ser lo suficientemente retador y establecido de forma que pueda medirse el grado avance a través del tiempo.
  • Piensa en lo que apenas es posible. Un objetivo que se piensa alcanzable no es suficiente. Uno que apenas se considera una posibilidad, te lleva a alcanzar resultados extraordinarios.
  • Encuentra las últimas tendencias. Es a partir de ahí de donde se pueden plantear grandes preguntas que nos lleven a grandes respuestas.

Resultados extraordinarios. La gran cosa que puedes hacer algún día, es tu propósito. La cosa que puedes hacer en este momento es tu prioridad para lograrla.  La gente más productiva es la que vive determinada por su propósito y sus prioridades.

  • Vive con un propósito
    • La felicidad se alcanza cuando se le da significado y propósito a la vida
    • Descubre tu gran por qué: qué te levanta en la mañana, lo que te mantiene cuando estás cansado y desgastado, esto es el porqué de lo que haces…
    • Toma una decisión, elige una dirección, el tiempo da claridad, si no te gusta, puedes cambiar, es tu vida…
  • Vive con prioridad
    • Solo puede haber una. Muchas cosa importan, pero descubre cuál es la que más
    • Identifica el objetivo hoy: saber la meta a largo plazo es el inicio, identifica los pasos que se requieren hoy, para alcanzarla
    • Escribe tus metas en papel y mantenlas cerca de ti
  • Vive para ser productivo
    • Alinea hacia dónde quieres ir con lo que haces hoy
    • Bloquea el tiempo para Una sola cosa. La mejor forma de alcanzarla es dedicarle una buena parte del día evitando interrupciones
    • Protege el tiempo que le asignaste a toda costa

Además, toma en cuenta lo siguiente:

  • Tres compromisos que asumir
    • Domina lo que haces: comprométete a dar lo mejor de ti
    • Adopta el mejor abordaje posible
    • Toma completa responsabilidad de tus actos
  • Cuatro ladrones a evitar
    • Inhabilidad para decir no à empieza a decir no
    • Miedo al caos à acéptalo
    • Pobres hábitos alimenticios à mantente saludable
    • Ambiente desfavorable para cumplir tu meta à aduéñate de tu ambiente, protege la sola cosa que has escogido…

El viaje. Vive tu vida plenamente, sin miedo y con propósito, entrégate al máximo y no te rindas. Es preferible decir “Me alegra haberlo hecho” que “me hubiera gustado”.

Repite constantemente: ¿cuál es la cosa que puedo hacer para…

  • …completar el proyecto?
  • …hacer un mejor trabajo este mes?
  • …tener esa reunión más efectiva y terminarla a tiempo?
  • …desarrollar en seis meses talento increíble?
  • …lograr las metas propuestas antes del tiempo límite?
  • …crear una cultura de una sola cosa?

Tú eres el primer dominó.

Ideas claves del libro:  The One Thing, Garry Keller & Jay Papasan, Bard Press, 2013.

Una sola cosa. La sorprendente verdad detrás de resultados extraordinarios (Parte 1 de 2)

The One Thing: The surprisingly simple truth behind extraordinary results”.

Gary Keller. Jay Papasan

Si persigues dos conejos… no atraparás ninguno

―Proverbio Ruso

Concentrarte en Una sola cosa es la mejor forma de obtener lo que deseas. Donde hay resultados extraordinarios, el enfoque se ha reducido a una sola cosa. Reducir el enfoque es ignorar todo lo que uno podría hacer y concentrarse en lo que debería.

 La mayoría piensa que obtener un gran éxito es complicado y toma mucho tiempo. Como resultado de ello, los calendarios se llenan de tareas, la gente se pierde tratando de hacer mucho para lograr muy poco; y con el tiempo, sus expectativas se reducen, los sueños se abandonan, los compromisos no se cumplen, se obtienen bajos resultados, aparece el estrés, la pérdida de sueño, la mala alimentación, la falta de ejercicio, etc.

Reducir el enfoque funciona para obtener resultados extraordinarios. Funciona todo el tiempo, donde sea y en lo que sea. ¿Por qué? Porque solo tiene un propósito: alcanzar el punto anhelado.

El efecto dominó. Obtener grandes resultados es crear un efecto dominó en tu vida. Cada dominó representa una pequeña cantidad de energía potencial y si se alinea la suficiente, con un solo movimiento se puede iniciar una reacción en cadena muy poderosa. Cada dominó puede derribar uno hasta 50% más grande. Si se siguiera esta progresión geométrica, ¡el dominó número 57 mediría la distancia que hay de la tierra a la Luna! Cuando pienses en éxito, apunta hacia la Luna.

¿Por qué funciona el efecto dominó? Porque el éxito extraordinario es secuencial, no simultáneo. La clave es el tiempo, una cosa a la vez.

Intuitivamente se puede sentir que el camino para obtener más, es haciendo menos; pero ¿por dónde empezar? ¿Cómo tomar una decisión cuando aparentemente hay tantas alternativas? Es fácil explicarlo, lo difícil es convencerse. Primero se debe revisar lo siguiente:

Las mentiras sobre el éxito. Existen mitos y desinformación que nos impiden aceptar la idea de una sola cosa. Se introducen en la mente y se vuelven principios que apuntan al camino incorrecto.

  • Todo tiene la misma importancia. “Tengo tantas cosas que hacer”. Cuando todo es urgente e importante, todo parece igual. Esto nos mantiene activos y ocupados, pero no nos acerca ni un poco al éxito. Debemos enfocarnos en lo que importa más y permitir que ello rija nuestro día: hacer la cosa más importante es siempre, la cosa más importante.
  • Multitasking. “Lograré más si hago varias cosas al mismo tiempo”. Mentira. Multitasking es la oportunidad de fracasar en más de una cosa a la vez y una forma efectiva de lograr muy poco. Al cambiar de una tarea a otra, se pierde tiempo para volver a lograr el enfoque requerido, por lo que las distracciones son perjudiciales. Además, si dos actividades simultáneas demandan nuestra concentración, el enfoque se divide y el tiempo para realizarlas se incrementa a la vez que la efectividad de las mismas disminuye.
  • Una vida disciplinada. “Necesito ser más disciplinado para tener éxito”. La verdad es que no necesitamos más disciplina de la que ya tenemos. El éxito se logra con hábitos poderosos que se crean a partir de disciplina selectiva. Cuando haces una sola cosa (la correcta), te liberas de monitorear todo lo demás. Se requieren de aproximadamente 66 días para adquirir un nuevo hábito, uno a la vez. Después, la actividad se vuelve rutina.
  • La fuerza de voluntad es ilimitada. “Debería poder hacer lo que quiera cuando quiera”. En realidad, la fuerza de voluntad es como una pila recargable que requiere administrarse a lo largo del día. Se consume con cualquier actividad física que se realiza y durante procesos mentales. Si no se recarga después de un esfuerzo, se tendrá menos energía para el siguiente. Se recarga comiendo bien y regularmente. Hacer la cosa más importante al inicio del día, cuando la fuerza de voluntad está al máximo.
  • Una vida balanceada. “Necesito un balance en mi vida”. Idealista, pero no realista. Propósito y significado hacen una vida exitosa. Una vida plena que le da tiempo a lo que importa es un acto de balance. Pero tiempo en una cosa implica dejar otras. Por lo tanto el balance es imposible. Al darle poco tiempo a todo, nada obtiene resultados extraordinarios. En lugar de balance pensar en un equilibrio, un contrapeso. Se recomienda separar el trabajo y la vida personal para aplicar el equilibrio, pues cada aspecto tiene sus propios objetivos y formas. El trabajo se divide en dos áreas: la prioridad y todo lo demás. La vida personal tiene muchas áreas que requieren atención y equilibrio.
  • Grande es malo. “No debería soñar tan alto”. Hay una creencia errónea: el gran éxito es difícil de obtener, complicado, lejano y trae consigo estrés, problemas con la familia y la salud. Sin embargo, pensar y actuar en grande es esencial para obtener resultados extraordinarios, para encontrar el verdadero potencial en nosotros mismos. Piensa diferente, investiga si alguien ha logrado ya algo similar y no temas equivocarte.

La verdad: el camino simple hacia la productividad. Contrario a lo que se dice, debemos poner todos los huevos en una sola canasta. Es fácil cargar y cuidar sólo una canasta. Tratar de cargar muchas es lo que rompe a la mayoría de los huevos. Pero,  ¿cuál escoger? La respuesta nos la da una pregunta. La calidad de esa pregunta determina la calidad de la respuesta.Esa pregunta debe ser fuera de lo común y es la fórmula simple para encontrar respuestas que nos lleven a resultados extraordinarios…

Espera en nuestra segunda parte la continuación. ¿Cuál es la pregunta de enfoque?…

La era de lo urgente y la organización del futuro

La tecnología está cambiándolo todo. La digitalización de información, el análisis de datos masivos y la inteligencia artificial están transformando el entorno competitivo en las industrias y  redefiniendo la forma en cómo se organizan las empresas; haciendo más cierto que nunca el imperativo: adaptarse o morir.

Para competir en la nueva era digital una compañía debe buscar liberar todo el potencial de la estrategia, de su gente y de la estructura organizacional.

La organización del futuro, por tanto, debe funcionar menos como una cadena de mando y más como una red flexible, que se adapta y responde con rapidez ante oportunidades y retos conforme van surgiendo.  

Si la imagináramos como un auto de Fórmula 1, ésta debe ser percibida como veloz, con capacidad para virar con rapidez e incluso para resurgir luego de paradas por reajustes o mejoras.

La única diferencia es que en el contexto empresarial, no hay pistas ni una meta definida, el destino puede es desconocido y la carrera no tiene fin. En este sentido, dos características a considerar:

Apreciar la alta velocidad. La velocidad está presente en las compañías que mejor se desempeñan: en sus objetivos, en sus operaciones y en general en su cultura. Por ejemplo, tomar decisiones con el 70% de la información en lugar de esperar a tener el 90%

Cambiar hacia una estrategia emergente. Debido a que el destino es incierto, se necesita una estrategia emergente que promueva una búsqueda incansable y no un punto final determinado.

Así pues, las tres piedras angulares para competir en la era de lo urgente son:

1. Agilidad

Implica liberar la toma de decisiones. Generarla en tiempo real y ubicarla en los extremos de la empresa: en los colaboradores de primera línea, en los clientes y en los aliados o partners.

Rediseñar la estructura. Una organización más plana y menos jerárquica, transfiriendo el control independiente de los rangos o títulos de los colaboradores.

2. Capacidad

Personalizar programas de formación. Pasar de ofrecer programas genéricos para el colaborador promedio a entrenamiento personalizado acorde a cada individuo, haciendo uso de analítica avanzada.

Rediseñar el modelo de liderazgo. En lugar de promover líderes carismáticos para obtener resultados por la fuerza de voluntad, reconocer que el liderazgo puede venir de cualquiera, otra vez, independiente de su título o rango. En este esquema, la promoción se gana no se otorga.

3. Identidad

Adoptar un método. Lejos de buscar tomar un poco de los diferentes abordajes para definir y ejecutar una estrategia, identificar el método que mejor se adapte con la cultura organizacional deseada.

Cultivar un propósito, valores y conexión social. La organización es más que un conjunto de roles y procesos, se debe alinear a los individuos que la conforman hacia principios bien definidos en común.

¿Cuál de los 3 principios te parece más relevante para tener la organización del futuro? ¿Cuáles de ellos ya se aplican en tu empresa? Esperamos tus comentarios.

Tomado de:

Organizing for the age of urgency. Por Aaron De Smet y Chris Gagnon.

www.mckinsey.com