Del poder del cambio individual y su impacto en la organización: reflexiones para los líderes de la PyMES del siglo XXI en países emergentes

Como especialista en la gestión del cambio organizacional, una reflexión central a lo largo del invierno del 2007 estribó alrededor de la siguiente pregunta: ¿cómo ayudar a los líderes de las empresas en países emergentes a incrementar su grado de adaptabilidad para que de manera efectiva ellos logren enfrentar los cambios que les depara el contexto actual (tanto en su vida personal como en la profesional)?  Esto como resultado del creciente número de cambios que los líderes están enfrentando y de los retos – que a veces – ellos viven al no tener una guía sencilla sobre cómo aumentar su grado de adaptabilidad en el contexto actual.

De la naturaleza del cambio hoy

¿Por qué administrar el cambio es un imperativo en el contexto actual?  Simplemente porque la naturaleza del cambio se ha modificado.  Sí, los cambios hoy en día, son más complejos, más constantes y de mayor impacto.  Consecuentemente los líderes de empresa hoy, están expuestos a un sin-número de cambios mayor a lo largo de su vida que los líderes en la segunda mitad del siglo XX.  De ahí que si él o ella, no logra de manera efectiva incrementar su grado de adaptabilidad a los cambios transcendentales o identificar cuáles son aquéllos que verdaderamente requieren de su atención….él o ella corren el riesgo de comenzar a experimentar ceguera y/o incluso vivir una situación de caos.  Lo cual le impedirá – en el plano personal y en el plano profesional –seguir liderando con efectividad y marcar la diferencia en su área de influencia (local, regional y/ o internacional).

Partiendo de lo anterior y antes de dialogar sobre la naturaleza del cambio personal así como, de su transferencia hacia las PYMES en países emergentes, deseo plantear dos ideas:

  • La primera es la definición de cambio.  Acorde al Diccionario de la Lengua Española, éste término significa acción y efecto de cambiar; a la par, significa, dejar una cosa o situación por otra.  Por lo que para los efectos de este artículo, cuando hablemos de cambio, nos referiremos a la posibilidad del líder, de visualizar los retos del mundo actual bajo una perspectiva de crecimiento y oportunidad.  Perspectiva que a la vez le permitirá, – si así lo desea- modificar su manera de abordar la vida.  Así pues grado de adaptabilidad se refiere a la habilidad con la que cuenta un líder para asimilar de manera efectiva los cambios que él o ella enfrenta.
  • La segunda es que el cambio por sí solo, ¡se ha modificado también! Esto en cuanto a su volumen, su momento y su complejidad

o Volumen: referente al número de cambios que se viven en un momento determinado.  Bastará como lo recomienda Daryl Conner (1993), leer un periódico y notar que a diferencia de hace cinco, diez o veinte años; el número de cambios organizacionales que se registran han aumentado considerablemente.

o Momento: en relación a que el tiempo entre cambio y cambio ha disminuido… o a que la velocidad de los mismos es más vertiginosa.  En ocasiones, incluso, no se terminado de implementar un cambio cuando otro ya se vislumbra.

o Complejidad: indicando que ahora el número de variables a considerar en un cambio en particular va en aumento.  Un líder de empresa para asegurar que su producto o servicio ofrece beneficios diferenciadores sobre la competencia antes tomaba en cuenta a su producto en sí y a sus clientes directos…y ahora además, tiene que tomar en cuenta la economía internacional, los avances tecnológicos, las relaciones de negocio de impacto regional, nacional o global, las restricciones energéticas y otros.

Por ende, al visualizar que un cambio es necesario o que un cambio ya nos está afectando (favorablemente o de manera no deseada)  tenemos dos alternativas: le rechazamos o le abrazamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *