El arte de dar y recibir asesoramiento

(The art of giving and receiving advice)
Por David A. Garvin y Joshua D. Margolis
Harvard Business Review, Enero-Febrero 2015

Buscar y dar asesoramiento son actividades cruciales en el liderazgo y en la toma de decisiones. Cuando este intercambio entre dos personas se realiza adecuadamente, ambos se benefician. Aquellos realmente abiertos a recibir guía (y no sólo validación) desarrollan mejores soluciones a sus problemas que por cuenta propia. Mientras que los que dan asesoramiento efectivo contribuyen a que otros construyan sus propias decisiones al tiempo que obtienen gran aprendizaje.

En ambos casos se requiere de inteligencia emocional, auto-conocimiento, dominio de uno mismo, diplomacia y paciencia. Es por esto que el proceso puede salirse de curso de muchas maneras, llegando a causar frustración, parálisis en la toma de decisiones, pobres soluciones y el desgaste de muchas relaciones.

Típicamente se ha asumido que estas habilidades emergen orgánicamente, sin embargo se ha demostrado que pueden ser aprendidas y aplicadas con efectividad. A continuación se enlistan los principales obstáculos a vencer cuando se busca u ofrece asesoramiento:

  • Cuando se busca asesoramiento: pensar que uno ya tiene las respuestas, elegir al asesor equivocado, definir inadecuadamente el problema, descartar las sugerencias planteadas y juzgar mal la calidad del asesoramiento.
  • Cuando se ofrece asesoramiento: sobrepasar los límites, diagnosticar mal el problema, ofrecer guía basada en las creencias o experiencias propias, comunicar las ideas deficientemente y manejar pobremente el periodo posterior al haber ofrecido guía.

Así pues, se han identificado 5 pasos para que quien busca asesoramiento, supere con éxito los obstáculos mencionados arriba:

  1. Encontrar la conexión adecuada. Determinar qué tipo de asesoramiento se requiere y elegir el tipo de asesor que mejor se ajuste a sus necesidades.
  2. Desarrollar un entendimiento mutuo. Proveer toda la información relevante sobre el problema, incluso si ello implica revelar verdades poco cómodas.
  3. Crear alternativas. Contribuir activamente en el desarrollo de alternativas de solución, hacer preguntas para comprender costos, beneficios, relevancia y aplicabilidad de la solución y el abordaje para la implementación.
  4. Tomar una decisión. Procurar ser crítico sobre las alternativas generadas, tener cuidado de no descartar opciones que han sido poco exploradas, resistir el impulso de tomar la decisión  más fácil, buscar segundas opiniones de ser necesario y desarrollar soluciones híbridas.
  5. Poner las ideas en acción. Estar pendiente de cambios en el contexto que requieran ajustes, buscar seguimiento y asesoramiento adicional de ser necesario.

La manera en que se ofrece asesoramiento es tan importante como el contenido del mismo. Hacerlo efectivamente es más que compartir y aceptar sabiduría. Es un proceso creativo y colaborativo, en donde ambas partes se esfuerzan por entender mejor un problema y construir soluciones prometedoras, a través de una conversación continua.

Existen diferentes tipos de asesoramiento y al entender cada uno, los que buscan ayuda pueden solicitarla con mayor precisión. A continuación se muestra una tabla con cuatro de los más importantes.

  • ¿Te identificas con alguno de los obstáculos cuando has buscado u ofrecido asesoramiento?
  • ¿Cómo has logrado superarlos?
  • ¿Por qué tipo de asesoramiento de inclinas más?

En la versión completa de este artículo, también puedes encontrar los 5 pasos para superar obstáculos al ofrecer asesoramiento. Visita la liga: http://goo.gl/bxb8ED

Comparte con nosotros tus comentarios y preguntas, o si deseas conocer más sobre este tópico, solicita mayor información a info@kamaleo.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *