Una idea de cambio: Esencialismo, menos es mejor (Parte 1 de 5)

Esta entrada está dirigida a aquellos que se sienten o han sentido siempre atareados y, a la vez, poco productivos.

En una serie de cuatro posts estaremos presentando una síntesis del libro: “Essentialism. The Disciplined Persuit of Less”; en dónde Greg McKeown, el autor, propone una metodología para identificar lo que es esencial y poder ejecutarlo de la manera más sencilla posible

¿Por qué es importante?

La búsqueda disciplinada del concepto “Menos es mejor” permite que las personas canalicen su tiempo, energía y esfuerzos hacia lo que realmente importa. Por lo tanto, con menos recursos, los equipos de trabajo pueden alcanzar resultados más significativos en las organizaciones.

A continuación, la Parte 1 con los puntos más relevantes del capítulo introductorio.

Introducción: El esencialista

¿Cuántas veces hemos dicho que sí a una solicitud en el trabajo y después nos preguntamos por qué accedimos? ¿Lo hicimos por complacer o por evitar problemas? ¿O decir que sí, se ha vuelto nuestra respuesta por default? ¿Hemos sentido que hacemos mucho pero que logramos poco? ¿Siempre en movimiento, pero pocas veces llegando a dónde queremos?

La forma de salir de esta situación es seguir el camino del esencialista, que consiste en perseguir disciplinadamente el concepto de Menos es mejor.

Esto es, preguntarse constantemente: ¿Esta actividad hace la mayor contribución posible a mi objetivo?

Lo anterior implica tomar decisiones distinguiendo los pocos esfuerzos que son vitales de los muchos que son triviales, identificando en dónde está nuestro punto más alto de contribución y ejecutando con menos dificultad.

¿Por qué deberíamos tener un sistema para filtrar lo que es esencial?

  • Todos tenemos la capacidad de priorizar, pero si no lo hacemos, alguien más lo hará por nosotros
  • El éxito nos puede traer muchas oportunidades, que a su vez nos pueden distraer de lo esencial (que fue lo que produjo el éxito en primer lugar)
  • El no-esencialismo está en todas partes: muchas alternativas, presión social, la idea de que podemos tenerlo todo (¡La palabra prioridad era singular hasta el 1900 cuando las organizaciones pluralizaron el concepto!)

A menos que contemos con un método para separar lo esencial, eliminar lo que no lo es y remover los obstáculos que dificultan su ejecución, los esfuerzos quedarán solamente en buenas intenciones y existe el riesgo de estancarnos en una situación poco favorable o deseada.

¿En qué consiste el camino del Esencialista?

El camino del esencialista es una forma distinta de pensar, de hacer y de percibir la vida.

Algunos ejemplos para ilustrar esta idea:

  • En lugar de pensar que todo es importante, un esencialista identifica que sólo unas cuantas cosas realmente importan
  • En lugar de decir “tengo que”, elige qué
  • En lugar de reaccionar ante la presión, pausa para discernir lo que realmente importa
  • En lugar de decir que a todas las propuestas, dice que no a todo lo que es no-esencial
  • En lugar de forzar la ejecución en el último minuto, remueve oportunamente los obstáculos para una ejecución sencilla
  • En lugar de tratar de tomarlo todo, hace concesiones, intercambios, decide qué soltar…

Así pues, en las siguientes entradas estaremos cubriendo los siguientes bloques:

  • Parte 2:
    • ¿Cómo piensa un esencialista?
    • ¿Cómo identificar lo poco que es vital de lo mucho que es trivial?
  • Parte 3:
    • ¿Cómo deshacernos de lo trivial?
  • Parte 4:
    • ¿Cómo realizar lo vital con menor esfuerzo?

Para concluir este post, dejamos la siguiente reflexión.

  • En este cierre de año, ¿hemos hecho una pausa para identificar lo que es esencial en nuestra organización o a nivel personal?

Si lo anterior aún no se realiza, la Parte 2, que será publicada la próxima semana, puede ser de interés. Disfrutaremos mucho el conocer tus impresiones.

Si deseas consultar la lectura original:

Libro: “Essentialism. The Disciplined Persuit of Less”. Escrito por Greg McKeown, 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *