Implementar una estrategia con menos dolor… ¡Sí es posible!

Hoy en día los líderes buscan que la planeación y ejecución de estrategias se realice con mayor agilidad. Esto es, responder ante los cambios del entorno con mayor facilidad, aprovechar las oportunidades del ambiente e identificar las prioridades de forma oportuna.

Además, se busca que todo lo anterior se mantenga en el tiempo y permita a la empresa crecer y permanecer.  

Sin embargo, en la práctica existen ciertos obstáculos que dificultan el logro de los objetivos organizacionales.  Se puede mencionar, entre otros:

  • Incertidumbre en cuanto al entorno competitivo
  • Falta de comunicación entre líderes y/o sus equipos
  • Falta de claridad sobre el rumbo que debe tomar la empresa
  • Dilemas sobre cómo evaluar los avances y logros

Entonces, ¿Es posible actuar con agilidad ante los obstáculos? ¿Cómo incrementar la confianza de que se va por buen camino y mitigar la resistencia?

Implementar una estrategia es un viaje de cambio

¡Sí! Si entendemos la planeación y ejecución de una estrategia como un viaje de cambio, es fácil reconocer que implica definir con claridad el destino, las rutas a seguir, quiénes participan y bajo qué roles, y hasta el establecer ciertos acuerdos en común para actuar en caso de contingencias.

La clave es la alineación de: visión + acción para hacer que las cosas sucedan.

Por lo tanto, la gestión del cambio es una herramienta muy eficaz para:

  • Facilitar el viaje al clarificar las expectativas de los participantes y o audiencias clave,
  • Anticiparse a los obstáculos y
  • Mitigar los dolores de cabeza durante el trayecto.

Entre los beneficios de la gestión del cambio, entre otros se pueden mencionar:

-Se puede aplicar en tres dimensiones o niveles. A nivel organización, en equipos de trabajo y de forma individual. El mejor abordaje a seguir, dependerá de la necesidad de cambio y/o de la naturaleza del viaje a emprender.

Toma en cuenta la cultura de cada organización. Si bien existen numerosas metodologías y herramientas para planear y ejecutar estrategias, desde la perspectiva de gestión del cambio es importante contemplar que cada organización es distinta. Por lo que la cultura es un factor clave para  liderar transiciones efectivas.

Puede ser un factor de ventaja competitiva. El  integrar la variable de cambio en la implementación de una estrategia permite cultivar el aprendizaje, mejorar la comunicación, detectar cambios de prioridades con mayor rapidez, dar un seguimiento óptimo y evaluar y reconocer los logros con mayor contundencia. Elementos que, al estar alineados pueden ser factores de diferenciación en el mercado.

Así pues, si deseas conocer más sobre los viajes de cambio, te invitamos a explorar nuestro blog.

En tanto, también puedes consultar la siguiente liga al artículo:

¿Cómo mejorar la ejecución de la estrategia?

En donde mencionamos 8 tips para potenciar la ejecución de estrategias.

¡Gracias por tus comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *