Tomando pausas, cultivando mi bienestar (liderazgo consciente).

En mi última colaboración mencioné que, en mi concepto de brújula personal, el cultivar pausas en la vida cotidiana era un punto clave para disminuir el estrés y/o aumentar nuestro liderazgo consciente.  Así pues, hoy quiero compartir un poco sobre el cómo abrir espacios para tomar pausas y conectarnos (aunque solamente sea por unos breves instantes con lo que está enfrente de nosotros y/o lo que estamos percibiendo a través de nuestros sentidos).

¿Vivo a una velocidad excesiva?  

Si últimamente has sentido que tu día a día es muy rápido y que pareciese vives como un hámster; esto es, corres rápidamente, pero sin avanzar y además experimentando cansancio excesivo.   Este es un primer signo de que estas cobrando consciencia respecto al ritmo de vida que experimentas.   Si te interesa explorar formas para pausar y cambiar; es posible las siguientes líneas sean de tu interés.

¿Me interesaría aumentar mi grado de consciencia sobre qué tan a menudo voy rápido?  

Te invito a llevar un registro en el que vayas anotando, día a día, a lo largo de una semana; ¿Cuántas veces te percatas vas a velocidad excesiva y como te sientes cuando navegas la vida de esa manera? Repite este ejercicio a lo largo de otras dos semanas y evalúa; semana a semana, que descubres.   ¿La manera en cómo vives, tiene un impacto en tu bienestar?  ¿Qué te detona el vivir así?

¿Me gustaría aumentar mi bienestar y mi presencia consciente?

Si es que decidieras, vivir a un ritmo menos acelerado; ¿sabías existe la posibilidad de hacerlo y que las pausas conscientes un medio para lograrlo?   Sin entrar en toda la parte técnica que ello implica; solo quisiera resaltar que en un estudio que realiza Shizard Chamine, él comparte que para aumentar la parte positiva de nuestro cerebro (la parte sabia vs. la saboteadora); hacer 100 pausas mentales al día es una alternativa.    En lo personal cuando leía 100 veces, me inquiete.  Más cuando descubrí que una pausa consciente era hacer un ejercicio de 10 segundos y que esto equivaldría a hacer 10 pausas de 10 segundos a lo largo del día; ello se me hizo razonable.   Hacer 1 pausa de 10 segundos a lo largo de una hora es algo accesible.

¿Cómo hacer una pausa de 10 segundos?

Lo primero sería familiarizarme con el lapso de 10 segundos.  ¿Es mucho? ¿Es poco?  Segundo, ya que el lapso me resulta conocido; lo que se sugiere es detenerse y respirar de manera consciente durante ese periodo. 

  • ¿Cuántas respiraciones conscientes puedo generar: 1, 2, 3 u otra?   

Otras opciones incluyen el conectarnos con las sensaciones físicas que experimenta tu cuerpo, a través de tus diferentes sentidos, en ese periodo.  Ello puede ser detenerse y oler, degustar, escuchar, palpar o ver algo con detenimiento a lo largo de ese tiempo.

  • ¿Qué te funcionaría a ti para detenerte? ¿Qué tipo de pausas te gustaría realizar?

¿Los beneficios de pausar?

Primero que nada, conectarte contigo y experimentar lo que sucede en el momento presente. Segundo, poco a poco, al ir cultivando este hábito abrirá nuevos espacios para vivir tu liderazgo de manera consciente:  verdaderamente escuchar a un colega cuando se dirige a ti, conectar cuando te diriges a un cliente (sin que ello sea de manera mecánica) o bien, simplemente cuando entras en contacto con otro ser humano.     

Si esta contribución te generó alguna reflexión y/o tienes algún comentario al respecto; me encantará leerte en nuestro blog. En tanto, si te genera valor, a cultivar el hábito de pausar. 

Gracias por leernos.

Kamaleo

Un comentario en “Tomando pausas, cultivando mi bienestar (liderazgo consciente).”

  1. Gracias por el tip de las 100 pausas mentales. Creo que es totalmente realizable y vale la pena explorar el impacto que puede tener en estar más presentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *