Una sola cosa. La sorprendente verdad detrás de resultados extraordinarios (Parte 1 de 2)

The One Thing: The surprisingly simple truth behind extraordinary results”.

Gary Keller. Jay Papasan

Si persigues dos conejos… no atraparás ninguno

―Proverbio Ruso

Concentrarte en Una sola cosa es la mejor forma de obtener lo que deseas. Donde hay resultados extraordinarios, el enfoque se ha reducido a una sola cosa. Reducir el enfoque es ignorar todo lo que uno podría hacer y concentrarse en lo que debería.

 La mayoría piensa que obtener un gran éxito es complicado y toma mucho tiempo. Como resultado de ello, los calendarios se llenan de tareas, la gente se pierde tratando de hacer mucho para lograr muy poco; y con el tiempo, sus expectativas se reducen, los sueños se abandonan, los compromisos no se cumplen, se obtienen bajos resultados, aparece el estrés, la pérdida de sueño, la mala alimentación, la falta de ejercicio, etc.

Reducir el enfoque funciona para obtener resultados extraordinarios. Funciona todo el tiempo, donde sea y en lo que sea. ¿Por qué? Porque solo tiene un propósito: alcanzar el punto anhelado.

El efecto dominó. Obtener grandes resultados es crear un efecto dominó en tu vida. Cada dominó representa una pequeña cantidad de energía potencial y si se alinea la suficiente, con un solo movimiento se puede iniciar una reacción en cadena muy poderosa. Cada dominó puede derribar uno hasta 50% más grande. Si se siguiera esta progresión geométrica, ¡el dominó número 57 mediría la distancia que hay de la tierra a la Luna! Cuando pienses en éxito, apunta hacia la Luna.

¿Por qué funciona el efecto dominó? Porque el éxito extraordinario es secuencial, no simultáneo. La clave es el tiempo, una cosa a la vez.

Intuitivamente se puede sentir que el camino para obtener más, es haciendo menos; pero ¿por dónde empezar? ¿Cómo tomar una decisión cuando aparentemente hay tantas alternativas? Es fácil explicarlo, lo difícil es convencerse. Primero se debe revisar lo siguiente:

Las mentiras sobre el éxito. Existen mitos y desinformación que nos impiden aceptar la idea de una sola cosa. Se introducen en la mente y se vuelven principios que apuntan al camino incorrecto.

  • Todo tiene la misma importancia. “Tengo tantas cosas que hacer”. Cuando todo es urgente e importante, todo parece igual. Esto nos mantiene activos y ocupados, pero no nos acerca ni un poco al éxito. Debemos enfocarnos en lo que importa más y permitir que ello rija nuestro día: hacer la cosa más importante es siempre, la cosa más importante.
  • Multitasking. “Lograré más si hago varias cosas al mismo tiempo”. Mentira. Multitasking es la oportunidad de fracasar en más de una cosa a la vez y una forma efectiva de lograr muy poco. Al cambiar de una tarea a otra, se pierde tiempo para volver a lograr el enfoque requerido, por lo que las distracciones son perjudiciales. Además, si dos actividades simultáneas demandan nuestra concentración, el enfoque se divide y el tiempo para realizarlas se incrementa a la vez que la efectividad de las mismas disminuye.
  • Una vida disciplinada. “Necesito ser más disciplinado para tener éxito”. La verdad es que no necesitamos más disciplina de la que ya tenemos. El éxito se logra con hábitos poderosos que se crean a partir de disciplina selectiva. Cuando haces una sola cosa (la correcta), te liberas de monitorear todo lo demás. Se requieren de aproximadamente 66 días para adquirir un nuevo hábito, uno a la vez. Después, la actividad se vuelve rutina.
  • La fuerza de voluntad es ilimitada. “Debería poder hacer lo que quiera cuando quiera”. En realidad, la fuerza de voluntad es como una pila recargable que requiere administrarse a lo largo del día. Se consume con cualquier actividad física que se realiza y durante procesos mentales. Si no se recarga después de un esfuerzo, se tendrá menos energía para el siguiente. Se recarga comiendo bien y regularmente. Hacer la cosa más importante al inicio del día, cuando la fuerza de voluntad está al máximo.
  • Una vida balanceada. “Necesito un balance en mi vida”. Idealista, pero no realista. Propósito y significado hacen una vida exitosa. Una vida plena que le da tiempo a lo que importa es un acto de balance. Pero tiempo en una cosa implica dejar otras. Por lo tanto el balance es imposible. Al darle poco tiempo a todo, nada obtiene resultados extraordinarios. En lugar de balance pensar en un equilibrio, un contrapeso. Se recomienda separar el trabajo y la vida personal para aplicar el equilibrio, pues cada aspecto tiene sus propios objetivos y formas. El trabajo se divide en dos áreas: la prioridad y todo lo demás. La vida personal tiene muchas áreas que requieren atención y equilibrio.
  • Grande es malo. “No debería soñar tan alto”. Hay una creencia errónea: el gran éxito es difícil de obtener, complicado, lejano y trae consigo estrés, problemas con la familia y la salud. Sin embargo, pensar y actuar en grande es esencial para obtener resultados extraordinarios, para encontrar el verdadero potencial en nosotros mismos. Piensa diferente, investiga si alguien ha logrado ya algo similar y no temas equivocarte.

La verdad: el camino simple hacia la productividad. Contrario a lo que se dice, debemos poner todos los huevos en una sola canasta. Es fácil cargar y cuidar sólo una canasta. Tratar de cargar muchas es lo que rompe a la mayoría de los huevos. Pero,  ¿cuál escoger? La respuesta nos la da una pregunta. La calidad de esa pregunta determina la calidad de la respuesta.Esa pregunta debe ser fuera de lo común y es la fórmula simple para encontrar respuestas que nos lleven a resultados extraordinarios…

Espera en nuestra segunda parte la continuación. ¿Cuál es la pregunta de enfoque?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *